la espera

la espera

la casa del lago

la casa del lago

cruzamos la cerca....?

cruzamos la cerca....?

atardecer otoñal en suiza

atardecer otoñal en suiza

domingo, 16 de agosto de 2009

Invierno 09

El encuentro…

Será un viaje por todas las
edades.
Escucharemos música; hablaremos al mismo
tiempo, y cada recuerdo nos irá acercando
poco a poco; hasta llegar al infinito abrazo.
Confundiéndonos con la luna.
Sentí que la primavera, renacio en
nuestro corazón.
El encuentro; “nuestro encuentro” deseado
esperado y tantas veces postergado
A la adolescencia la disfrutamos
Saboreando frutos maduros…
Llegamos al presente, como sauces
besando con sus hojas un suelo, con olor
a pasto mojado
La voz susurraba el himno al amor
entrelazada con suaves palabras,
que vuelan, cómo mariposas y
desbordan en un río desbocado.

Mabel Hurtado.

viernes, 14 de agosto de 2009

Invierno 09

Retazos de esperanza
que dejaron…

Sentí que la realidad de hoy
camina pensativa…
Viento en la plaza, árboles de verdes matizados
Las montañas se ven altísimas, cubiertas
por el viento primaveral, cada vez más cercano,
que nos trae preguntas sin respuestas.
Trayendo penas que no tienen remedio,
cartas escritas; garabatos sin sentido.
Cuantas cosas pasan en la plaza…
Destruyeron la inocencia, que jamás
podrá ser restaurada…
Eso si hay un corazón empedernido
mirando un cielo azul muy azul…
… Es aquél gran amor - viento, que va
encendiendo los campos con rosas rojas…
Hace que las palabras se vuelvan tibias y
la soledad pueda ser una llama.
Los retazos de esperanza dejaron…
un gran Amor…
un tren detenido…

Mabel Hurtado.

miércoles, 12 de agosto de 2009

Invierno 09

Amada Cabana
Cabana, paraíso …

Amanecer en Cabana, el rojizo
tenue acompañado de halos de luz detrás de los cerros .
Desaparecen oscuridades…
Para darle aliento, sosiego a la
paz que ha bebido el alma, en esta
zona serrana, vestida de malva…
Es Cabana un lugar que hace cantar
al corazón
canciones de Amor…
La felicidad y el triunfo, que nos permite
dar los pasos que son necesarios para
llegar al camino de la dicha.
Mi amada Cabana espanta fantasmas
hace que la fuerza de su naturaleza
haga que se fundan los cuerpos,
grandes árboles que todo lo
que florece; Florezca…

Mabel Hurtado.

domingo, 9 de agosto de 2009

Invierno 09

La noche…

Nos permite ver las penas y las
alegrías, a travéz del cristal; que las
pupilas cerradas, transitan por el
laberinto dónde el amor resbala, no nos
permiten llegar hasta la felicidad, se nos van
yendo las ganas; la esperanza, como
se va la luz del día; para darle paso
a la noche, esa que nos envía sombras
envueltas en recuerdos…
La noche que no termina nunca
que hace rondas con nombres,
se agigantan las lágrimas.
A los muros los hace tan altos
que no permite atravesarlos, dar ese
gran salto, sin caer en un precipicio.
La noche…
que se rezan oraciones
no puede quedar sin respuestas
¿Dios ésta vez responderá?...

Mabel Hurtado.

jueves, 6 de agosto de 2009

invierno 09

Aventuras de la voz...

Es hablar de alargar los brazos
tratando de saber donde están los
limites, es creer que cortando un
jazmin perfumas el mundo.
Es un oasis de ternura bañado
en medio de verdes en el desierto
Escondernos en el verdadero dolor.
Hablar de la tristeza, de alegrías, con la
misma respiración.
Las aventuras de la voz...
te vuelve mago, te hace
sentir amor, viento
río, campo...
Te hace desbordar; muchas veces
escapando sin rumbo a los sonidos
nuevos; desconocidos de un corazón que
late con pasos lentos, enhebrando
risas con besos, que se detienen
tenues con otros pasos, con el ruido
de la calle que entran por la ventana.

MABEL HURTADO.

domingo, 2 de agosto de 2009

2 de agosto Invierno 09
Paladar de pobres…
Es llevar a cuestas una bolsa cargada
de cenizas; que se esparcen, como aguas
que se precipitan a un arroyo, al igual
que en tiempo de sequía.
Paladar de pobres… Es una rutina
agobiante sin descubrir sabores; a las
células las gasta, hace mirar todo
a travéz de cristales, que se empañan
con el interminable suspiro del deseo.
A la paciencia la deja ardiendo y
viene acompañado del rictus a margo
en la boca
El paladar de pobres; hace volar los sueños
escuchando el pregón del vendedor callejero
que ofrece frutillas y ciruelas…
A los domingos los deja escapar
entre los dedos, como monedas de oro
que dejan los últimos rayos del sol…
¿ Alguna vez cambiará
o será siempre igual ?

Mabel Hurtado.